Skip to content

Un chip que olvida los recuerdos

septiembre 7, 2019

Un chip que olvida los recuerdos

Los investigadores siempre han intentado emular el cerebro o también llamado la mejor máquina infórmatica que ha existido. El MIPT ha  diseñado un dispositivo que puede ‘olvidar’ los recuerdos, al igual que nuestros cerebros.

Este dispositivo llamado memristor( memoria más resistencia) imita la sinapsis del cerebro humano en la forma de recordar la información y si no se accede durante un periodo prolongado de tiempo es perdida gradualmente

Las neurocomputadoras, servirían como la base de los sistemas de inteligencia artificial, que cumplen algunas de las mismas funciones que un cerebro, teniendo como compornentes principales las neuro resistencias (memristor) podrían asumir el papel de neuronas y sinapsis individuales. Eso podría reducir los requisitos de energía de la computadora y acelerar los cálculos al mismo tiempo.

Para poder imitar en un chip el almacenamiento de algunos recuerdos mientras que otros se desvanecen, piensan los científicos se debe de tener plasticidad sináptica, característica que no poseen los neuroc omputadores analogicos

Los intentos anteriores para producir memristors utilizaron puentes conductores de tamaño nanométrico que luego se deteriorarían con el tiempo, de la misma manera que los recuerdos podrían decaer en nuestras mentes.

Si quieres obtener más información del artículo, conoce más aquí.

En este caso, el equipo utilizó un material ferroeléctrico llamado óxido de hafnio en lugar de nanobridas, con una polarización eléctrica que cambia en respuesta a un campo eléctrico externo. Significa que los impulsos eléctricos pueden establecer estados de resistencia baja y alta.

Eso debería significar que es más fácil y económico introducir memristors si llega el momento de un neurocomputador analógico.

¿Cual es el principal desafió?

“El principal desafío al que nos enfrentamos fue determinar el espesor correcto de la capa ferroeléctrica”, dice Chouprik . “Cuatro nanómetros demostraron ser ideales. Hágalo solo un nanómetro más delgado, y las propiedades ferroeléctricas desaparecerán, mientras que una película más gruesa es una barrera demasiado ancha para que los electrones entren en un túnel”.

El “olvido” real se implementa a través de una imperfección que dificulta el desarrollo de los microprocesadores a base de hafnio: defectos en la interfaz entre el silicio y el óxido de hafnio. Estos mismos defectos permiten que la conductividad del memristor disminuya con el tiempo.

Es un comienzo prometedor, pero aún queda un largo camino por recorrer: estas celdas de memoria aún necesitan ser más confiables, por ejemplo. El equipo también quiere investigar cómo se podría incorporar su nuevo dispositivo a la electrónica flexible.